Yo, sor Alice

En 1967 la religiosa francesa Alice Domon llegó a la Argentina para ejercer como catequista. Tras orientar su vocación hacia el trabajo social, a partir de 1976 se volcó a la defensa de los derechos humanos. La decisión le valió convertirse en una desaparecida de la dictadura militar.